CalendarioFAQÍndicePortalBuscarMiembrosRegistrarseConectarseGrupos de Usuarios

Comparte | 
 

 Lilith: la primera esposa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Administración
Admin
avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 05/03/2009

MensajeTema: Lilith: la primera esposa   Vie Mar 06, 2009 12:23 am


Génesis 1 27. "Y Dios creó al hombre a su imagen y semejanza; lo creó a la imagen de Dios, los creó varón y mujer.
1 28. Y los bendijo, (…)."

Dios creó al hombre a su propia imagen el sexto día y le dio el dominio del mundo. Eva no existía todavía así que Adán estaba solo y era una criatura única en su especie, la más sublime. El ser más parecido a Dios de toda la creación. Dios había dispuesto que Adán diese nombre a todas las bestias, aves y otros seres vivientes. Cuando desfilaron ante él en parejas, macho y hembra, Adán —que ya era un hombre de veinte años completamente maduro en el momento en que fue creado— sintió celos de su amor, y aunque copuló con cada hembra de cada especie animal, por turnos, no encontró satisfacción en el acto.

Ninguna de esas criaturas estaba hecha para él, así que no le servía como compañera ni la cierva, ni la leona, ni ninguna otra hembra de ninguna especie. Entonces se dio cuenta de que estaba solo y que no quería estarlo. Deseaba una compañera, como todas las demás criaturas del Señor. Por ello se plantó ante Dios y exclamó: « ¡Todas las criaturas tienen la pareja apropiada, menos yo!», rogándole al Creador que remediara esa injusticia. Así que Dios, accediendo a su petición, recogió un puñado de sedimentos del suelo y creó a la mujer, que se llamó Lilith, "Aliento", ya que para insuflarle vida sopló en su garganta. Lilith, la primera esposa de Adán, estaba hecha con "arcilla del suelo", igual que él.

Era hermosa, vital, inquieta, inquisitiva… libre… y no disimulaba su risa cuando Adán, todavía un novato en esto de estar en el Paraíso, se equivocaba. La mirada divertida y burlona de Lilith lo desconcertaba. ¿Cómo se podía reír de él, que estaba hecho a imagen y semejanza de Dios y Dios era perfecto y todo lo hacía bien? Los primeros tiempos, Adán estaba entusiasmado con esta mujer, que representaba todo un desafío. Pero después se cansó de tener que reflexionar con ella, negociar y llegar a acuerdos en los que en ocasiones, según él, "salía perdiendo"… además ella no quería estar siempre "abajo", sabía lo que quería y pedía lo que tenía ganas. Era muy exigente y se sentía igual a él.

Adán y Lilit nunca hallaron armonía juntos, pues cuando él deseaba tener relaciones sexuales con ella, Lilit se sentía ofendida por la postura acostada que él le exigía. «¿Por qué he de acostarme debajo de ti? —preguntaba—: yo también fui hecha con polvo, y por lo tanto soy tu igual» Lilith le propuso, entonces, ciertos cambios para que también ella pudiera sentir placer. Él, por supuesto, se negó: ella debía aceptar la imposición de amarlo mirándolo siempre desde abajo. Sin embargo, Lilith se resistía a reconocer como superior al hombre, aunque él tuviera en el cuerpo la marca de la divinidad.

Fue por esa época que él se tomó muy en serio lo de "dominar a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se mueven en la tierra", y comenzó a dar órdenes que Lilith prolijamente no cumplía. Desalentado visitaba a Dios y le contaba sus tribulaciones. El Creador, cansado de tantos lamentos, habló con Lilith: "Adán es un buen muchacho, mira que paciencia que tiene contigo, ¿dónde vas a encontrar otro? Mejor hazle caso." ¿Hacerle caso? ¿Subordinarse a ese "buen muchacho" incapaz de entender que eran diferentes, pero que eso no significaba ser mejor o peor, reacio a aceptar una convivencia sin jerarquías, en un plano de igualdad? No, decididamente NO. Habían sido creados el mismo día y de la misma manera, por lo tanto tenían los mismos derechos, argumentó Lilith y se fue a nadar despreocupada en la cascada, exhalando a su paso un aroma a madreselva y musgo que hizo suspirar al Creador.

Indudablemente la "rebeldía" tenía su encanto. Dios estaba tan seducido con su nueva creación que era condescendiente con ella, admirado del encanto con el que Lilith desoía los reclamos y pataletas de su compañero. Pero Adán no estaba contento con la rebeldía de Lilith, ni con el hecho de que Dios le permitiera ir a su aire de ese modo. Lilith no obedecía la orden de sumisión para la que estaba creada; pensaba que era igual a su compañero, que tenía los mismos derechos que él porque habían sido creados con el mismo barro, no se sentía inferior, ni débil, ni dependiente como las hembras de las demás especies. Era una mujer íntegra y como tal quería gozar, al igual que Adán, de la vida y de todo lo que ésta implicaba, incluidos la sexualidad y el erotismo.

Eso hacía que Adán se sintiera inferior, confuso. Era una afrenta a su virilidad. Así que, viendo que Dios no la obligaba a cumplir con su misión de complacerle a él, decidió usar la fuerza para obligarla él mismo a satisfacer sus deseos. Emboscó a Lilith cuando salia de su baño junto a la cascada y quiso forzarla a satisfacerle.

Lilith, asustada e indignada en partes iguales debido al comportamiento brutal de su compañero cometió la transgresión imperdonable: pronunció el nombre inefable de Dios. Pero la Ley establece la prohibición; Yaveh es el Dios que no se menciona. Si en el nombre de la divinidad se concentra toda la fuerza vital de una comunidad, el pronunciarlo convierte a quien lo haga en un demiurgo capaz de inventar el Universo. La capacidad de los seres humanos de crear a través del lenguaje los acerca en algo a la divinidad, pero en el rostro impenetrable de Dios, en el silencio de su verdadero nombre está el límite. Lilith, en su temor, oso pensar que tenía derecho sobre su voz, derecho a la palabra, derecho a nombrar, derecho al logos. Lilith osó pensar que podía decidir sobre su propio cuerpo, sobre su placer, sobre su sexualidad. Lilith osó pensar que tenía los mismos derechos que Adán, de quien había aprendido el nombre secreto de Dios.

Dios se enojó muchísimo con ella por esta transgresión, aunque en su fuero interno desaprobaba la actitud dominante de Adán, que pretendía tomar por la fuerza a su indómita compañera. Así que decidió concederle a Lilith un par de alas, como ella pedía, para que pudiera huir de Adán si volvia a intentar propasarse con ella de ese modo, bajo la condición de que ella debería ser más comprensiva y atenderle como debía sometiendose a sus peticiones para ser una mejor compañera. Lilith aceptó en un principio, pero eso la hizo infeliz.

Un día, cansada de los lloriqueos caprichosos de Adán y de las presiones de Dios, decidió que el Paraíso no tenía nada de maravilloso y se fué. Así de simple, sin sentir una pizca de remordimiento o de culpa, abrió sus nuevas alas y se marchó del Edén. El pecado todavía no existía. Cuentan que le dejó todo a Adán, no se llevó ni una hoja de parra. Su desnudez la hacía sentir hermosa y fuerte.

Saliendo del Edén fue a dar a las orillas del Mar Rojo (hogar de los Ángeles Caídos tras la rebelión de Lucifer). Allí se entregó a la lujuria con éstos, dando a luz a los Lilim, que eran seres de piernas y brazos peludos, con pesadas alas de piel y hueso, cola acabada en punta de flecha y pequeños cuernos sobre la cabeza. Estos fueron los primeros seres creados sin la supervisión de Dios. Los primeros Demonios.

Dios respiró aliviado creyendo que habían acabado todos los problemas, pero no. Adán estaba insoportable: a pesar de toda su cacareada autosuficiencia, la soledad le pesaba. Ya nadie aplaudía lo que hacía, ni le daba las gracias, ni… bueno, el sexo ya no volvió a ser lo mismo. Ni las sumisas ovejas, ni las juguetonas cabras podían compararse con Lilith. ¡Realmente cómo se habían divertido!

Dios concordó que una criatura del Edén no debería partir tan fácil del reino, y dispuso tres ángeles para recobrarla. Estos tres, Senoy, Sansenoy, y Semangelof, pronto encontraron a Lilith en su cueva y le exigieron su retorno con Adán por órdenes de Dios. Ante esa exigencia ella se negó aduciendo que era una pecadora. Los Ángeles, al no poder cumplir con su misión y temiendo la ira de Dios, decidieron amenazarla con un castigo por su desobediencia. Si Lilith reusaba regresar con Adán al Edén, le informaron, matarían a cien de sus hijos demonios cada día hasta que decidiera regresar, pero ella se burló de la amenaza y se negó a volver al Edén, así que los tres Ángeles empezaron a matar a los hijos de Lilith por centenas. Pero Lilith les declaró la guerra en ese momento, defendiendo a sus retoños y su libertad a costa de su propia vida.




Los tres Ángeles, viendo que la cosa se les escapaba de las manos, intentaron hacer entrar en razón a Lilith, echando mano de argumentos más razonables. Le dijeron que si continuaba así, jamás podría regresar al seno de Dios, que estaría maldita y seguramente sería substituida por otra mujer que Dios crearía para Adán, teniendo que convivir con demonios el resto de sus días, alejada de la gracia de Dios.

Lilith exclamó que incluso esta suerte era mejor que regresar al Edén y a la sumisión a Adán y, nuevamente, se negó a regresar. Además, prefería la compañía de los Ángeles Caídos, que la respetaban y dejaban ser ella misma, que la de su estúpido compañero humano. Así Lilith prefirió su libertad, aunque fuera en una caverna, antes que la vida en un paraíso que la obligaba a renunciar a su propio deseo. Nada ni nadie fué capaz de convencerla de que regresara y Adán se sumió en la más profunda de las penas, llorando y añorando a su compañera.

La tristeza de Adán conmovió al Creador… además, quería sacárselo de encima; había que reconocer que, sin una mujer, se ponía muy pesado hasta el punto de resultar insoportable. Entonces, decidió darle una compañera menos "independiente" porque Dios se había percatado que creando a la mujer con el mismo barro que al hombre había causado tantos problemas. Entonces, cuando decidió realizar un nuevo intento, borró esta vez cualquier pretensión de independencia, creando a la segunda esposa de una costilla de Adán.


Génesis 1 18. Después dijo el Señor Dios: "No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada". (…), con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre.
1 23. El hombre exclamó: ¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!
Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre".


Así nació Eva, de la que descienden todos los hijos de Adán, mucho mas sumisa y adecuada a la función de compañera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Louis de Pointe du Lac



Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Lilith   Mar Feb 07, 2012 4:42 am

Interesante esta história, según he leido, este ente, Lilith representa la atracción sexual desmedida...
Esa inquietante "belleza del mal" que existe en los mas oscuros pensamientos de los hombres.. es su esencia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Lilith: la primera esposa
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Carlos Molina: Málaga, a quedarse en Primera.
» 01 - Exterior de Avalon (primera barrera defensiva)
» tabla de posiciones y promedio Primera "C"
» [FM12] West Ham "Ya somos de primera"
» [PRIMERA C] Sponsors

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Fallen :: The Fallen :: La guerra en el cielo-
Cambiar a: